yo amaba esa llaga
esa herida siempre abierta
la araba cada día
y cada noche
la cultivaba
a ti, te cultivaba
y qué orgullo de lágrimas