también los grandes fuegos
acaban en humo
y silencio
no entiendes
qué es una voz
hasta que dejas
de oírla
hoy era todo
y es nada
lo peor es oírle decir
que no quiere hacerte daño
yo esperaba un mañana
como los idiotas esperan
cualquier otra cosa
ahora todo consiste
en seguir
como si nada
recuerda nuestros sueños
nuestros miedos
yo te conté el mío
ya ves,
ahora se ha cumplido
y aquí estoy sin abrazo
y un tanto ridículo
pero eso duele menos