otra canción

súbete a mi espalda
y yo te llevaré
no importa adónde
ni importa a qué
sólo súbete a mi espalda
que yo te llevaré
tu cabeza en mi cabeza
tus labios en mi cuello, en mi pelo
yo te llevaré
soy fuerte y decidido
súbete a mi espalda
que la tarde atardece
y la noche anochece
y aquí todo muere
así que súbete a mi espalda
tú sólo sube
y deja que te lleve
no importa adónde
ni importa a qué
un lector arisco
siempre es un mal crítico

thomas de quincey

y el complaciente también
hoy escuché tu canción
 y aún suena cálida
aquí y allá
todo es una mascarada
una danza sensual

goethe
me espanta el público
me asfixia su aliento
me paraliza su curiosidad

schumann
adiós, compañera
regreso a la sombra
que tú adivinas

mallarmé