poética

yo solo
en mí
sin importarme nada
sin importarle a nadie
ser éter, nada
cualquier cosa
excepto esta repugnancia
de carne, hueso y pluma
quiero beberte entera
como se bebe un río
o un mar en calma
amé casi sin pensar
sin ninguna convicción
como se ama a lo lejos
un tiempo desapacible
quiero que me vivas
y me pienses
y me sientas
y me dejes
decías que la belleza se desvanece
y ya no retorna
decías que lo habías leído en schiller
o en otro alemán
¿te acuerdas?
estabas cosiendo un botón

hoy es uno de esos raros días
de alegría equívoca
sí, también los hay
tan lentos
tan pausados
qué desasosiego