hay tantos pecados
y tan originales
que ya crece mi deseo
de una virtud humilde
de otra casa inhabitable
sórdida y múdica
y de algún nuevo juego
de llaves o palabras

No hay comentarios:

Publicar un comentario