porque ya no me escribes
me acodo en cada alféizar
a contemplar... qué
nada, sólo gente
sólo hijos, mascotas
soles, lunas, otras estaciones
y este mar que retuerce hacia ti
su musgo descolorido
las raíces, los pequeños brotes
de una piedad distinta

No hay comentarios:

Publicar un comentario