te dejo
me dejo en ti
sin que lo entiendas
sin que aprecies la elegancia
la sencillez de mi gesto
cuando algún tren resople
este fastidio prolongado
y un revuelo de halcones
nos oscurezca, y yo
levante la mano
te sonría
y me diga adiós

No hay comentarios:

Publicar un comentario