a veces alguien
se hace puerta, ventana
nueva senda
aliento irrespirado

a veces alguien
se hace distancia
callado resplandor
nuestro reflejo
seamos sucios
descarnados, superfluos
resueltos a creer en cualquier poso
en nieblas de ceniza

seamos gentiles, hermosos
las manos siempre extendidas
hacia ese otro cielo

mientras tanto
seamos decididamente sucios
gravosos, malquistados
como un ayer persistente

para ser un buen ángel
un ángel razonable
debería aprender a caminar
de arista en arista
por la timidez del aire
hasta caer rodando
como un granizo triste
y elocuente
ser ese humo delgado
que se abate en ti
cuando ni siquiera sabes
si es algo lo que sientes

me duele pensar:
1. que no tengo alas con que cubrirte
2. que mis manos son demasiado pequeñas
para ser un ángel