nuevo mundo

en el más crudo silencio
transcribes baladas de ausencia
y desencuentro
y del roer callado de antiguos sentimientos
y yo te escucho sin hablar
y tú me escuchas y no hablas
y ya no hablamos ¿verdad?
hasta que oímos ese brusco rechinar
de los días sobre el calendario
ese desmadejarse lento
de vidas y mamparas
y tejados a la deriva
y el humo dibujado en la chimenea
de alguna casa soñada
y tú oscura
en tus ojos oscuros
en tus labios afilados
en la apremiante oscuridad de tu sexo
tú oscura, siempre
tan oscura como esos pensamientos
que acaban por perderse
en cada despertar
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario