nana

así es el más dulce naufragio
cuando alejo tu barco
y acojo entre mis brazos
la caricia de tu pelo
y esa piel que arde en susurros
para no despertarte

desnuda está la noche
las luces parpadean de sueño
duerme, perla
tu cabeza en mi pecho
rebosa helados y atardeceres
y soles que vienen a apagarse
en blandas llamas de color castaño 

No hay comentarios:

Publicar un comentario